lunes, 2 de junio de 2014

Banda sonora de 'Yo fui Johnny Thunders' de Carlos Zanón

La música está en las venas de esta novela, así que hemos recopilado los grupos que aparecen y las canciones y hemos elaborado esta playlist en Spotify. Un total de 44 canciones que os transportarán de la mano de Francis, protagonista del libro, por las canciones que le marcaron. 

Quién no conozca Spotify, es una aplicación para la reproducción de música en streaming. Podéis entrar en esta página y descargarla. Si tenéis problemas mandarnos un mensaje y os ayudaremos.

Queremos que entre todos podamos mejorarla o ampliarla, ¿se nos ha pasado alguna canción?






5 comentarios:

novela policiaca dijo...

No quiero parecer demasiado condescendiente, pero me ha encantado este blog.

María Rubio dijo...

Aunque no es el libro que más me ha gustado del Club de Lectura sí que me ha abierto la puerta a otros géneros que no suelo leer.
Acabo de descubrir la play-list y debo reconocer que así el libro gana más.

Biblioteca Tres Culturas dijo...

Nos hace especial ilusión el mensaje de 'novela policíaca'. Gracias por tus palabras y nos encanta que te guste el blog. Seguiremos ofreciendo buenas lecturas y a través del blog las enriqueceremos.

Biblioteca Tres Culturas dijo...

Gracias María por tu mensaje. A Carlos Zanón hay que darle su tiempo para digerirlo, relee algunas páginas con la playlist y verás el resultado.
Besos

Anónimo dijo...

Hola a todos, ya que no puedo estar en la sesión de esta tarde, me gustaría aportar mi pequeño grano de arena en el blog.
No es de los libros que más me hayan gustado de los que hemos leído, pues el género negro me interesa menos , aunque creo que esta novela cuadra mejor con un realismo social al estilo más crudo. Me ha gustado mucho técnicamente, muy bien escrito con un estilo narrativo impetuoso que sigue casi el ritmo musical que subyace en el contenido de la historia, y que no puedes dejar de leer-escuchar hasta el final.
Al final de la lectura-viaje llegas exhausto,con un amargo sabor de boca, por tanta desesperanza, tristeza y amargura.
Real como la vida misma, al menos de un sector social, desgraciadamente creo que cada vez más amplio.
Un abrazo, M Jose