sábado, 26 de noviembre de 2016

Fátima Mernissi, una sonrisa resistente y reivindicativa



En la clausura del Tres Festival, voces del Mediterráneo’, celebrado el pasado mes de abril en Granada, en el que se dieron cita escritores y escritoras de primera línea de toda la orilla mediterránea y en el que destacó la presencia de mujeres, José Manuel Cervera, director de la Fundación, anunció en sus palabras de clausura que la biblioteca de la Fundación Tres Culturas pasaría a llamarse Biblioteca Fátima Mernissi.
Con este reconocimiento póstumo, Tres Culturas quiere promover no sólo la figura de esta reconocida socióloga, escritora y feminista marroquí sino también su legado. La Fundación reconoce así las voces luchadoras, emancipadoras, reflexivas y con acento propio que, como hizo Fátima Mernissi, tratan de combatir las inercias más perniciosas para la igualdad de géneros en las sociedades mediterráneas.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Playlist de 'Sueños en el umbral'

Playlist de 'Sueños en el umbral'



Para escuchar la playlist de 'Sueños en el umbral' tiene que entrar en este enlace. El requisito es tener instalado Spotify y sale automáticamente. Lo ideal sería seguirnos en Spotify, el usuario del proyecto Tres con libros es bibliotecaf3cm. 


Tres Culturas rinde homenaje a Fátima Mernissi

Nuestra última sesión de lectura, el pasado 15 de noviembre, dedicada a la obra Sueños en el umbral. Memorias de una niña del harén (Barcelona, 1996), de la intelectual y activista marroquí Fátima Mernissi, premio príncipede Asturias (2003), ha resultado muy especial. Por vez primera en la andadura de nuestro club, hemos compartido el debate con otro club de lectura, el del Centro de Documentación María Zambrano del Instituto Andaluz de la Mujer. Así pues, no resultó sorprendente, en una biblioteca casi abarrotada de público, que la sesión se prolongara algo más de lo previsto debido al estimulante debate e intercambio de ideas que se produjo entre los asistentes acerca de la obra y figura de la escritora, fallecida hace justamente un año. Este acto, que conmemora el aniversario de su desaparición, se organiza en el contexto de otros con que la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo rinde homenaje a Mernissi.


La presentación de la autora corrió a cargo de Maria-Àngel Roque,  directora del departamento de Culturas Mediterráneas en el IEMed y de la revista ‘Quaderns de la Mediterrània’, y amiga personal de Fatema Mernissi. Fue precisamente esta amistad, mantenida durante años, lo que le permitió comunicar una semblanza tanto intelectual como humana de la escritora, al compartir con los lectores de su obra algunos de los momentos vividos en común, detalles de su biografía y compromiso vital. Porque Fátima Mernissi fue una mujer comprometida, especialmente con la liberación de la mujer, sobre todo a partir de su regreso a Marruecos, tras haber completado su formación académica en París y Estados Unidos. Especializada en estudios coránicos, sometió el libro sagrado a una profunda reflexión sobre la consideración de la mujer en los textos, resultando una visión innovadora y revolucionaria que le valió el rechazo y prohibición de su obra (El harén político, El velo y la élite masculina entre otros estudios) en distintos países musulmanes, entre ellos Marruecos.

Sueños en el umbral es una obra de carácter narrativo basada en la biografía novelada de su autora, de carácter ficcional por tanto. Precisamente por su inspiración biográfica, la narradora nos muestra con minucioso detalle y de primera mano, y desde la visión de una niña de nueve años, la vida en un hogar acomodado de Fez a mediados del siglo pasado. Nos narra la rutina en la amplia vivienda, en los patios, en las salas, en la azotea, los juegos, los espectáculos familiares que se organizaban durante las veladas nocturnas… Una vida mediatizada por la existencia de espacios y fronteras sagradas estrictamente definidas (hudud) cuya función expresa es proteger a las mujeres, obligadas a permanecer en el interior de esos límites. Sin embargo, de los hechos y situaciones transmitidos al lector, narrados con la inocencia de la mirada infantil, evidente estrategia narrativa, se deriva una crítica demoledora y sin concesiones a la complacencia de la situación de la mujer en Marruecos, y por extensión en el mundo árabe. De este modo, y en consonancia con el resto de su obra, se hace evidente la pretensión expresada por la autora, mostrar críticamente el estado de la mujer marroquí, que  aunque reivindica su propio espacio de género, en que el se desenvuelve y aparece como dueña, encuentra su libertad constreñida por muros físicos que le impiden el movimiento libre, o por otros de tipo cultural que imposibilitan el desarrollo de otras capacidades, reservadas exclusivamente a los hombres. Por extensión, se comentaron aspectos relacionados con la mujer en occidente, con opiniones diversas y en ocasiones opuestas.

En las intervenciones se trataron además aspectos tales como la sucesión de capítulos distribuidos en núcleos temáticos, la descripción y organización interna de los harenes, de la ciudad y del campo, los roles de género asignados, los juegos de los niños y niñas, las veladas en las azoteas, la muy escasa vida social de las mujeres fuera del harén, el haman, la importancia de la cosmética y del atuendo… Se consideraron los personajes, masculinos y femeninos, representantes de diferentes roles, funciones y actitudes sociales, en una narrativa que, en su conjunto, compone un friso bastante coherente y completo de la clase acomodada marroquí de mediados del siglo pasado.

Brisa de mi azotea, por Fidel Pernía. 
Ya casi al término de la sesión, durante las últimas intervenciones, y mientras se proyectaban imágenes de la escritora, tuvimos ocasión de degustar el fantástico pan con que Fidel Pernía nos deleitó para la ocasión, esta vez con una base de azahar y naranja, con evocaciones transfonterizas inspiradas en los juegos de las niñas en las azoteas y patios de Fez, elementos arquitectónicos tan importantes en  Sueños…, paralelos a los juegos de las niñas en las azoteas y patios de Sevilla. Evocaciones, sueños al fin, aunque tal y como advierte Tia Habiba a la narradora, refiriéndose especialmente a las mujeres, “Para quienes carecen de poder, lo importante es tener un sueño… Es cierto que si no posees el poder, un simple sueño no transforma el mundo ni hace desaparecer los muros, pero te ayuda a conservar la dignidad. Dignidad es tener un sueño, un sueño fuerte, que te dé una ilusión, un mundo en el que tengas un lugar, en el que cuanto hayas de aportar sea importante”.

En suma, una sesión especialmente memorable, rica en el debate, variado y en ocasiones con puntos de vista unas veces contrapuestos, otras complementarios, pero que conformó en su conjunto una visión a la vez colmada y precisa de la autora marroquí y de su obra.

Texto: Federico Ruiz
Fotografías: Tres Culturas

sábado, 12 de noviembre de 2016

Tres con libros, toda una dimensión social


El pasado miércoles 5 de noviembre los miembros del club de lectura del Centro de Inserción Social  (CIS) 'Luis Jiménez de Asúa' vinieron a la Fundación Tres Culturas a conocer el edificio y a tener una sesión en torno a la obra de debate La hija extranjera, editada por Destino. El club de lectura tuvo la suerte de compartir sus impresiones de lectura con la propia autora Najat El Hachmi que se conectó desde Barcelona por Skype.

Desde 2014, gracias al donativo de la Obra Social "la Caixa" los miembros del Centro de Inserción Social de Sevilla pueden disfrutar de todo el laboratorio de lectura que ponemos en marcha con el proyecto Tres con libros de la Fundación Tres Culturas.


Najat El Hachmi habló de 'La hija extranjera' y respondió las cuestiones de todos los asistentes. Nos contó que está trabajando en su nuevo libro que contará "el punto de vista de la madre". 

Uno de los primeros temas que le preguntaron es por qué no traducía sus propias novelas del catalán al español. Najat respondió que cuando vio este tema con otros autores le dijeron que lo que terminabas haciendo no era traducirla sino reescribirlas. Por eso no traduce sus propias novelas. 

Se hablo del idioma, tan importante en la novela. 

La autora comentó que era necesaria la ruptura de la protagonista con su madre. Ella debe escapar de su propio destino. Uno de los asistentes le comentó que si parte de esa ruptura eran los libros, y Najat le contestó que "los libros, la cultura, fomenta la visión critica de las cosas". Y continúa "la confrontación de la hija no es sólo con la madre sino con la función transmisora de a madre. La madre es la que se encarga de transmitir esas estructuras violentas del patriarcado". 

Otro tema que se trató y que Najat indicó era "el exceso de peso de la religión". Hay gente que no entiende su propia identidad sin el hecho religioso.

Para finalizar, Najat El Hachmi terminó con una interesante reflexión acerca de que las sociedades marroquí y española no son tan diferentes, tienen muchas cosas en común. Y con respecto al feminismo, en España se ha avanzado bastante y es un camino que les sirve a la mujeres marroquíes de referencia.

Tras la conversación los asistentes debutaron el pan 'Orígenes' realizado por Fidel Pernía para este libro. Tres clases de pan, naranja, chocolate y arándanos para explicarnos a través de los sabores la esencia del libro. 




sábado, 5 de noviembre de 2016

Resumen de la sesión especial 'El piano oriental' e introducción al tebeo por Abel Ippólito


El jueves pasado tuvo lugar la puesta en común de la historia gráfica El piano oriental, de la autora libanesa Zeina Abirached, premio Phénix 2016, y de cuya presencia pudimos disfrutar hace unos días en el patio central de la sede con motivo de la presentación de su obra. En la reunión se echó en falta la presencia de Mari Carmen  Ángel, presente en la coordinación de tantas sesiones, a quien saludamos desde aquí, y le deseamos éxito en su nueva andadura profesional. 
En esta ocasión, la introducción a la sesión corrió a cargo del dibujante Abel Ippólito, quien, antes de centrarse en el análisis de El piano oriental, esbozó una síntesis del devenir del tebeo en general y particularmente en España, desde las historias de Escobar, Vázquez Gallego o Ibáñez hasta los tiempos actuales, en los que la historieta gráfica, debido a causas diversas, no pasa por sus mejores momentos. Disfrutando, como es habitual, del extraordinario pan que Fidel nos ofreció para la ocasión, los participantes intercambiamos nuestras particulares experiencias lectoras y vitales, poniéndose una vez más de manifiesto la variedad y riqueza de puntos de vista y experiencias del grupo de lectores, dispares en ocasiones, pero siempre complementarios, en cuanto que la multiplicidad de perspectivas y matices tienden a conformar un análisis en profundidad de cada obra comentada.





Al ser El piano oriental la primera historieta gráfica entre las casi cincuenta obras compartidas en nuestro club de lectura, es lógico que la sesión despertara cierta expectación, más aún tras haber asistido a la presentación de Zeina Abirached, que cautivó al público durante su exposición tanto por su espontaneidad como por lograr comunicar facetas de su arte. De la obra se comentaron diversos aspectos, tanto formales como de contenido.


Ya desde el título, El piano oriental, se pone de manifiesto la intención confesa de la autora, que es yuxtaponer dos conceptos, aquí con referencia a dos visiones del mundo que pueden antojársenos diametralmente opuestas: el piano, instrumento occidental, y de oriente. Sin embargo, este hecho no implica una imposibilidad de comunicación entre ambas concepciones, sino la posibilidad de establecer un diálogo entre ellas, simbolizado por el piano, creación del bisabuelo de la dibujante, Abdalah Chahine, en quien se basa para la construcción del personaje, y de cuyo invento, el piano “bilingüe”, podemos escuchar una muestra en este video:

Simplemente accionando un pedal, podemos acceder a la tonalidad oriental, usando el mismo instrumento que produce la tonalidad occidental. Y un nuevo símbolo, el de la música, universal, emerge en un diálogo “bilingüe” capaz de mantener la alteridad sin que llegue a ser colonizada. En ciertos aspectos, la obra nos ha recordado a Brújula, de Mathias Enard, en cuanto que aborda cuestión semejante, aunque desde otras perspectivas históricas y culturalistas. La autora superpone a la música su propio biligüismo, el francés y el árabe, hasta el punto de que ambas lenguas se mezclan, aunque sin llegar a confundirse. Y otro lenguaje más, el del dibujo, cuya magia es capaz de traer el mar de su niñez al horizonte de París, viñeta con que se cierra la historia.

Zeina Abirached aborda esta compleja temática con absoluta sencillez, que no quiere decir simplicidad. Mediante una pretendida composición cercana a lo naíf, a la ingenuidad infantil, al trazo sencillo en el retrato de los personajes, nos encontramos con dos historias en dos tiempos distintos, la del inventor Abdalah Kamanja, inspirado en su bisabuelo, en un mítico Beirut de primeros del siglo XX, y su viaje a Viena a mostrar su invento, y la del personaje femenino, basado en la biografía de la propia autora, que abandona Líbano con veintirés años y se establece en París, sintiendo la capital como su nuevo hogar, pero sin renunciar a sus orígenes. Acontecimientos dramáticos, como la guerra civil en su país, son narrados desde una mirada infantil equilibrada, soportes de la sucesión de acontecimientos, pero no elementos temáticos que alejen la obra de su sentido inicial. Y a esta visión aparentemente sencilla contribuyen otras características tales como el humor, la configuración de las páginas en blanco y negro, a veces ocupadas por una sola viñeta, la presencia de las onomatopeyas, otro modo de música, que se aproximan en su conjunto a uno de los intereses confesados por la autora, dibujar la música y el sonido.

En suma, se trata de una obra que, en general, ha satisfecho plenamente las expectativas de los miembros del club de lectura, impecable desde el punto de vista estético, y muy apropiada para la reflexión sobre la conexiones entre Oriente y Occidente, en la línea de la última lectura del club.

(Texto: Federico Ruiz. Fotografía: Marisa March, miembros de Tres con libros)




jueves, 3 de noviembre de 2016

Por primera vez, el proceso de elaboración del pan 'El piano orintal'



Como muchos conoceréis, el pan es un elemento importante en el club de lectura Tres con libros, además de ser el responsable de nuestro lema "un club de lectura que despierta los sentidos". En febrero de este año, Historias de luz documentó esta relación tan especial entre el pan y el libro a debate. El artífice de ello es el panadero Fidel Pernía de Masa Bambini. 


En este vídeo de apenas dos minutos podéis ver el proceso de elaboración de cada pan que degustamos durante cada sesión de lectura en Tres con libros. 

En las fotos podéis ver el proceso de elaboración del pan El piano oriental de la dibujante libanesa Zeina Abirached que estuvo el pasado 26 de octubre en la Fundación Tres Culturas. Esta tarde Tres con libros debatimos el cómic con un invitado especial, el dibujante Abel Ippólito.

Para realizar el pan de El piano oriental, Fidel Pernía ha utilizado chocolate negro, chocolate blanco y avellanas americanas. El resultado es un piano en blanco y negro. Lleva un teclado abajo y otro arriba. Un piano realizado con pan que es compatible tanto para Oriente como para Occidente.
Se suceden láminas de pan de chocolate con láminas de pan con avellanas con una base de pan con chocolate blanco.

Como tapadera del piano, una capa blanca y otra capa negra. Con la clave de sol dibujada con azúcar glass y canela. La clave del pan está en esa nota que simboliza al sol, un sol que nos calienta a todos sin distinción del origen o lengua.